CONTEMPLATIO

contemplatio: por senderos no pisados (2007-2012)

 

Contemplatio es un trabajo centrado en los lagos de alta montaña del Pirineo Central, durante los veranos de los años 2007 al 2012, después de la época del deshielo y entre los 2.100 y los 2.700 metros de altitud. Ha sido realizado con una pequeña cámara estenopeica de madera con un estenope o pinhole de 0,2 milímetros de diámetro a modo de diafragma. Se ha utilizado una película convencional en color que realiza negativos en un formato de 6×6 centímetros, que posteriormente se digitalizan.

 

Es una cámara que, por sus características, te obliga a trabajar de otra manera, de forma más paciente, con tiempos de exposición más largos. Concretamente, el tiempo de la toma ha sido siempre de cinco segundos. No es una instantánea, no es un instante de tiempo congelado. Hay un fluir de tiempo, un fluir de agua y de viento que se registran en el material sensible. Es un intento de convertir el tiempo en materia. El tiempo da forma al espacio.

 

El título del proyecto hace referencia al acto de detenerse a contemplar. Durante las caminatas por la alta montaña, el encuentro con un lago es, para mí, un sitio obligado de parada. Como lágrima caída del cielo, la superficie plana del lago es el reflejo de su origen. Espejo en el que reflejarse, en el que reflexionar. Es un punto de encuentro entre su principio elevado y su profundidad velada. Es un lugar de recogimiento aquietado y silencioso. Observar el reflejo cambiante me lleva a un estado hipnótico.

 

El subtítulo, por senderos no pisados, remite al deseo de poder caminar sobre las aguas, de sobrevolarlas. En alusión a la posibilidad de alcanzar un cierto grado de ingravidez o levitación. Un estado de conciencia y percepción que permita una nueva visión o salto cuántico.

 

El proyecto se concreta en 9 imágenes (8+1), en un formato de 40 x 40 centímetros. De las 8 primeras: las impares hacen referencia al movimiento del pie izquierdo, mientras que las pares al movimiento del derecho. La última fotografía es el vuelo desde el ojo del Acentor Alpino: Prunella Collaris, pequeña ave que habita en la cordillera pirenaica, en los prados subalpinos y las áreas alpinas entre los 1.500 y los 3.000 metros de altitud.